ALTA ADMINISTRACIÓN

Por Leopoldo Constantino García
 
 
Redefiniendo las habilidades en el Siglo XXI.
 
 
Recuerdo un pasaje de la película “Goodwill Hunting” -Mente Indomable-, estelarizada por Matt Damon y Robin Williams; cuya trama trata acerca de un chico genio que trabajaba como conserje en una prestigiosa universidad norteamericana, y él, a hurtadillas, logra resolver una complicada ecuación matemática, lo que hace que los científicos de  esa Universidad lo estudien para ingresarlo a la universidad como alumno; su psicólogo, al ver la tremenda cultura general y habilidades del pensamiento que él poseía, lo convence que es mejor vivir la vida que él desea, no la que quiere aparentar. Ello viene a colación porque el pasaje en cuestión que quiero destacar es cuando el joven, descollando petulancia, vierte todo el peso de su cultura general sobre el psicólogo, pero el Maestro -al mejor modus operandi de un Roshi Zen, que afirma que un erudito es “un necio que apesta a libro viejo”- le dice que el conocimiento resulta en algo muerto si él no lo ha vivido: uno podrá conocer a detalle toda la obra de los muralistas mexicanos, pero si no ha ido a apreciar sus murales “In Situ” y conocer a detalle su color, composición, clima y olores del medio ambiente que les rodea, en realidad uno no sabe nada de ellos.

Históricamente hemos considerado a las universidades como santuarios culturales contra la barbarie social: Si viviésemos en Europa en el siglo XV y pensáramos que la tierra era redonda y giraba alrededor del Sol, con certeza hubiésemos acabado en la hoguera, a menos que estuviésemos estudiando en alguna Universidad “Avant Garde” de esa época, o viviésemos y estudiásemos en una Universidad de Arabia o Persia, las verdaderas Mecas del conocimiento científico en esos años. La Ilustración y las posteriores revoluciones tecnológicas acercaron el oscuro y privilegiado conocimiento científico a todo mundo: la Universidad se convierte en el paradigma del conocimiento hasta hoy día.

El tener una licenciatura, que antaño era el picaporte social hacia el estatus y el éxito, ahora no es sino el preludio al posgrado: la maestría es el obligado escalón que asegura el éxito laboral; ¿será cierto? En los años 80, recuerdo que en una ocasión en el Tec de Monterrey tuve una pequeña charla “Ex-Cátedra” con Luis Pazos (reconocido escritor de libros de temas económicos) y él me comentó que se dan casos de personas con amplios estudios de posgrado, pero los pones a cargo de una taquería y la llevan a la quiebra. Incluso “He trabajado en varios lugares tanto en México como España y he tenido la oportunidad de colaborar con personas los cuales en teoría tienen estudios de maestría de las mejores universidades, mi único pensamiento es: No puedo creer que estas personas realmente tengan un puesto directivo cuando ni siquiera pueden hilar dos palabras o no tienen idea de lo que es o como se maneja una empresa”(http://www.miviajeporelmundo.com/por-que-no-es-buena-idea-estudiar-una-maestria-y-mejor-viajar); ello es el síntoma más evidente de algo endémico en nuestro país: “Las universidades no sólo te están vendiendo una mentira en donde te aseguran que para alcanzar el éxito tienes que estudiar una maestría, si no que te lo están vendiendo MUY caro.”(Ídem).

Si pensamos en la maestría como inversión financiera para generar ingresos en nuestro desempeño laboral futuro, entonces es menester conocer que esa inversión es costosa, por ello debemos recurrir a los mejores instrumentos de inversión -la universidad en cuestión-; existen créditos desde 50 mil hasta un cuarto de millón de pesos -incluso NAFINSA los otorga- que permiten acceder a un posgrado: el alumno paga los intereses durante el ciclo de estudios y una vez ya colocado laboralmente, paga el capital del préstamo en periodos de hasta 10 años. ¿Qué universidades son las que aseguran al egresado que su inversión generará ingresos de tesorería con una TIR atractiva? La Revista Forbes menciona cuales son las 10 mejores Universidades que aseguran una desahogada solvencia financiera al egresado, todas son de USA, excepto una que es Inglesa: 1.Harvard; 2.Pennsylvania University; 3.Stanford; 4.Oxford; 5.UCLA Berkeley; 6.Texas University; 7.Cornell; 8.Princeton, 9.Yale y 10.Michigan University. De esa lista en cuestión, sólo una Universidad Mexicana aparece en la posición número 36: el Tecnológico de Monterrey.

¿Cuales son las Maestrías mejor pagadas en México? Si ya tienes al menos 4 años de egreso de la licenciatura y tu visión acerca de cómo explotar al máximo tus habilidades está cimentada: “El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) concentró en el portal Compara Carreras la información de la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), así como datos del INEGI para calcular, entre otros indicadores, el incremento salarial que obtienen los profesionistas de diferentes áreas al estudiar un posgrado. Toma nota y elige la maestría que más te conviene:”(http://blog.occeducacion.com/las-10-maestr%C3%ADas-mejor-pagadas#.WPOYL0e1u00). 1.Maestría en Salud Pública; 2.Maestría en Finanzas; y 3.Maestría en Administración. La obsoleta visión de un posgrado como picaporte para ascensos escalafonarios simplemente hoy ya no aplica: “Josefina Téllez, profesora investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, afirmó que la receta del fracaso es estudiar sólo para lograr un papel o una posición de mayor rango. La mejoría tanto en el plano económico como en el personal es producto de la convicción y de la pasión por lo que se hace, declaró.”(http://eleconomista.com.mx/finanzas-personales/2013/04/10/beneficios-estudiar-posgrado).

Leopoldo Constantino García es Contador Público y Maestro en Administración (UNACH) dedicado a la docencia en Universidades de Chiapas. Escribe Artículos relacionados con la Administración y finanzas  para algunos medios impresos y digitales de circulación regional en Chiapas y ha conducido programas televisivos y radiofónicos en la ciudad de Tapachula.

 
 
23 Abr 2017
Regresar