COLUMNA HUESPED

 
 
TREN PARLAMENTARIO
 
 

Iniciativas sobre el fiscal, de PAN-PRD-MC, parecidas a la del PRI-PVEM

VICENTE BELLO

El Congreso mexicano formalizó ayer -con la presentación de cinco iniciativas-  la nueva discusión sobre el debate en torno del nombramiento del fiscal general de la República.

En la Cámara de Diputados fueron presentadas las cinco, en tanto que en el Senado de la República ha sido presentada otra (del grupo Morena), que se suma a la iniciativa presidencial que en comisiones está desde noviembre de 2014.

Cuando, en San Lázaro, el PRI presentaba su iniciativa, rápidamente ese sector de la oposición que ahora lidera el PAN y en el cual está el PRD y MC, lo atajó, pidiendo al presidente Jorge Carlos Ramírez Marín que permitiera un receso, para acordar todas las fuerzas políticas representadas en la Cámara de Diputados una ruta de discusión en torno de la elección del fiscal general.

Ramírez Marín ordenó el receso. Y entonces todos se pusieron a hablar en una oficina contigua.

La iniciativa priísta propone reformar el párrafo 16 transitorio del artículo 102 constitucional, que entró en vigor a partir de que fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el pasado 10d e febrero de 2014.

En dicho transitorio, actualmente en vigor, se mandata que el procurador general de la República que llegue como tal al día 1 de enero de 2018 pase en automático a ser el fiscal general de la República durante los nueve años siguientes.

La iniciativa que presentó ayer el PRI en San Lázaro es literalmente idéntica a la que presentó en el Senado el presidente Enrique Peña Nieto en noviembre de 2016, en la que se planteaba una reforma, mañosa a juicio de la oposición: Sí, que se quite el pase automático de procurador a fiscal, pero el procurador en funciones deberá continuar en el encargo en tanto el Senado designe al fiscal general. Y también podrá ser considerado –el procurador en funciones- para participar en el referido proceso de designación.

Una reforma mañosa, porque el PRI en realidad insiste en que el actual procurador, Raúl Cervantes, se convierta en el fiscal general de los nueve años. Y nadie de la oposición, aparentemente, lo quiere así.

El PRD presentó dos iniciativas:

Una: “En tanto no se expida la declaratoria de entrada en vigor de la autonomía constitucional de la Fiscalía General de la República, y el Senado de la República haga el nombramiento del Fiscal General de la República, el Procurador General de la República seguirá ejerciendo las competencias y funciones que actualmente le señalen las leyes en la materia”.

Dos: “Una vez que el Congreso de la Unión expida la legislación secundaria necesaria por virtud de las adiciones, reformas y derogaciones a que se refiere el presente Transitorio, la Cámara de Senadores nombrará al Fiscal General de la República de conformidad con el procedimiento y los plazos establecidos.

“Y para poder ocupar el cargo de Fiscal General de la República se deberán cumplir los requisitos que establece el artículo 102 de la Constitución, así como no haber ocupado el cargo de Procurador General de la República”.

El PAN plantea una reforma similar a las que presentó el PRD, e incluso tiene fuertes semejanzas con la del PRI, al final de cuentas: pero, claro, presentada con matices distintos: Una reforma –han dicho los panistas- de la cual tendrá que salir “un fiscal que sirva verdaderamente para combatir la corrupción y la impunidad”.

La del PAN y PRI coinciden en que la Cámara de Senadores “iniciará de forma inmediata el procedimiento previsto en la Constitución para la designación del Fiscal General de la República; (Pero) si la Cámara de Senadores no estuviere reunida, la Comisión Permanente la convocará inmediatamente a sesión extraordinaria”.

Y la convergencia priísta-panista: El procurador General de la República que se encuentre en funciones al momento de expedirse la declaratoria, continuará en su encargo hasta en tanto el Senado designe al Fiscal General de la República y podrá ser considerado para participar en el referido proceso de designación”.

Las cinco iniciativas, al parecer, son una calca, unas de otras. Y todas fueron turnadas a la Comisión de Puntos Constitucionales, de donde comenzarán a barbotar los detalles, las diferencias, si es que tienen, entre una y otra. La quinta es del Movimiento Ciudadano y va por el mismo camino.

La única diferente, de raíz, fue la que presentó ayer la fracción parlamentaria de PT-Morena en la Cámara de Senadores.

En voz de Miguel Barbosa Huerta, ese grupo parlamentario dijo ayer en la tribuna del Senado que es insuficiente sólo reformar el 16 transitorio del 102 constitucional. Y ha propuesto eliminarlo, totalmente. Y realizar una operación a canal abierto del 102, para extirparle es tumor canceroso que significa la facultad presidencial de formular la propuesta de fiscal general de la República.

Incluso Barbosa ha dicho que un fiscal general de la República debe ser un jurista, mujer u hombre, totalmente alejado del poder público, y para ello deberá ser empoderado como un hombre de Estado autónomo e independiente absolutamente.

Para ello, insistió, deberá ser reformado el 102 constitucional, y no sólo reformarle el 16 transitorio.

 

ESTRIBO

El Senado expresó sus condolencias a las víctimas de los huracanes y el sismo de 8.2 Richter que sacudieron a México la semana pasada.

En el pronunciamiento del Senado, se dijo que fueron 96 personas que perdieron la vida por causa del movimiento telúrico; pero, minutos más tarde, el Ejecutivo Federal corregía: ya van 98. Los senadores también advirtieron que por causa del huracán Katia, “el número de muertos todavía es indefinido”.

 

 
 
23 Sep 2017
Regresar