¿Te duermes en el autobús y despiertas justo a tiempo? La ciencia descubre por qué
 
 
Jueves 14 de Septiembre de 2017.- Seguro tú también conoces a alguien que es capaz de dormirse en el tren o el autobús sin pasarse de su parada, como si un monitor-despertador fantasma invisible estuviera escondido entre las personas esperando para avisarle cuándo debe despertarse.
Es más, quizás además de conocer a alguien capaz de hacerlo, también formas parte de ese grupo selecto.
En lo personal no puedo hacer muchos comentarios —siempre que me duermo en el autobús termino en la otra punta de la ciudad—, pero frente a este fenómeno, varios especialistas —entre ellos Marc Leavey y Ronald Chervin—, han planteado teorías al respecto.
1. La costumbre de hacer siempre el mismo viaje
Por un lado los especialistas han señalado que se puede tratar de la costumbre. Del mismo modo que cuando te levantas cada mañana a la misma hora te terminas despertando aunque no suene el despertador, el cuerpo de algunas personas puede estar programado para despertar luego del tiempo determinado en el que el autobús o el tren recorre el trayecto.
Está comprobado que el cuerpo de las personas se termina acostumbrando a las rutinas —si es que todos los días se hace lo mismo— aunque Chervin aún se muestra un poco escéptico sobre que la explicación del despertar cada mañana pueda extrapolarse a los viajes en transporte público.
2. No estamos dejando de escuchar por completo
Existen estudios que confirman que las personas reaccionan distinto cuando están durmiendo y escuchan su propio nombre, que cuando escuchan el nombre de otras personas.

El doctor Chervin cree que esto mismo puede pasar en el transporte público haciendo que las personas estén atentas a lo que están escuchando, mientras su cerebro —que no se apagó por completo— se encuentra monitoreando la situación.  3. En realidad despertamos varias veces
La otra teoría al respecto es que en realidad nuestro cerebro despierta en cada parada que el transporte hace, aunque podemos creer que no, pu 4. Mezcla de señales obvias con señales sutiles
es no lo recordamos.
Del mismo modo que durante la noche solemos despertarnos y no lo recordamos a la mañana siguiente, es posible que las personas se despierten varias veces durante el recorrido del tren o del autobús, aunque luego no recuerden haberlo hecho.
Este dilema claramente no solo preocupa a la comunidad científica sino que muchos internautas se han visto interesados. Este fue el caso de un usuario de Reddit que planteó la temática recibiendo a cambio varias respuestas.
Entre los distintos comentarios existe uno que habla sobre su experiencia personal, comentando que siempre despierta en el mismo lugar del trayecto debido al patrón del andar del autobús, al sonido ambiente y a pequeños cambios sutiles relacionados a la ubicación. Es decir que este usuario no despierta solo, sino que es despertado por el ambiente y las señales que le brinda.
5. Estamos en la fase temprana del sueño
Mientras durante la noche solemos transitar etapas del sueño de aproximadamente 40 minutos, existe una teoría que señala que en el transporte público las etapas del sueño pueden acortarse para estar incluso entre los 15 y los 30 minutos de duración.
Mientras que es extremadamente complicado despertarse en la fase REM del sueño —la fase profunda en la que soñamos y nuestros ojos se mueven desesperadamente de un lado a otro— la fase previa es una fase caracterizada por el sueño ligero.
Si las personas en realidad viajan en la fase del sueño ligero —entre despiertos y dormidos— no se necesita mucho para que estén alertas y es posible estar durmiendo a medias, sin perderse los sucesos del entorno y prestando atención a la trayectoria que el medio de transporte recorre.
Pero no todo está perdido...
El doctor Marc Leavey señala que si una persona realmente desea aprender a despertarse al llegar a su destino simplemente tiene que conseguir una forma de hacer siempre la misma rutina.
Se puede empezar a tomar el tren o el autobús siempre a la misma hora, poniendo una alarma en el teléfono celular y durmiendo en el asiento. Tarde o temprano el cuerpo se acostumbrará a despertarse por su cuenta propia y ya no dependerá de la alarma.
 
 
14 Sep 2017
 
Regresar