Con su aprobación unánime, concluyó ayer el proceso legislativo de la Ley General en materia de desaparición forzada de personas
 
 
Ciudad de México; Viernes 13 de octubre del 2017.- Con su aprobación unánime, la Cámara de Diputados concluyó ayer el proceso legislativo de la Ley General en materia de desaparición forzada de personas, desaparición cometida por particulares y del sistema nacional de búsqueda de personas, y la ha turnado al Ejecutivo Federal, para que éste –si no le hace alguna observación, que haga que dicho dictamen vuelva al Congreso de la Unión- la publique en el Diario Oficial de la Federación y entre en vigor.

Más de un diputado, durante los posicionamientos, tildó el dictamen de histórico a pesar de que fue uno de los procesos más tardados de la 63 Legislatura: la iniciativa que dio pie a la ley fue presentada por el Ejecutivo federal desde mediados de 2014.

Tanto en la argumentación del dictamen como en la presentación en tribuna, se afirma que “la nueva ley establece la distribución de competencias y coordinación entre las autoridades de los distintos órdenes de gobierno, para buscar a las personas desaparecidas y no localizadas y esclarecer los hechos,  así como para prevenir, investigar, sancionar y erradicar los delitos en la materia”.

Se dice en la argumentación que “también fija los tipos penales en la materia, los delitos vinculados y sus sanciones, se crea el Sistema y la Comisión  Nacional de Búsqueda de Personas”.

Fundamentó el dictamen en tribuna el diputado Álvaro Ibarra Hinojosa, quien dijo que de acuerdo con el Registro nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas se tiene constancia de más de 30 mil personas desaparecidas, además de que diversos organismos internacionales han dicho que el delito de desaparición forzada de personas en México “no responde a estándares internacionales, lo que impacta en la investigación, persecución y sanción de dicho delito”.

En los posicionamientos de los partidos políticos, cuando el turno de Movimiento Ciudadano, la diputada María Candelaria Ochoa Ávalos anunció desde la tribuna la asistencia de familiares de personas desaparecidas provenientes de los estados de Veracruz, Jalisco, Guerrero, ciudad de México, Tamaulipas y Morelos.

Fue Candelaria quien dijo al Pleno que Rosario Ibarra de Piedra tenía que ser nombrada ahí porque tras desaparecerle a su hijo, Jesús Piedra, en Monterrey, se dedicó en cuerpo y alma y durante muchos años a pelear contra el Estado Mexicano en plena época conocida como la guerra sucia.

También Candelaria mencionó el caso de Rosendo Radilla, un campesino guerrerense que fue secuestrado a mediados de 1974 por soldados del ejército mexicano y desaparecido por éstos, hasta el grado de su asesinato. Y mencionó también el caso de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala, Guerrero, apenas el viernes 26 de septiembre de 2014.

Fue la misma Candelaria Ochoa quien afirmó en la tribuna que Jalisco es la tercera entidad con más casos registrados de desaparición, de acuerdo con el Registro Nacional de personas Extraviadas o Desaparecidas, con un 8.9 por ciento del total nacional, apenas antecedido por el estado de México y Tamaulipas.

Apostilló: “Hasta el momento las cifras de denuncias ante la Fiscalía General del estado (de Jalisco) sobre Personas Desaparecidas es de 2 mil 430. Y durante el periodo de 2006 a 2016 los reportes de desapariciones se duplicaron en la entidad de 987 a 1,950 personas”.

Candelaria Ochoa dijo que en Jalisco, a pesar de que “las autoridades estatales no tienen registros actualizados, sin embargo reportaron que en 2015, mil 161 mujeres desaparecieron en Jalisco, la mayoría menores de 18 años”.

Otra vez apostilló: “Jalisco es el quinto estado con mayor número de mujeres adolescentes desaparecidas con una cifra de 139”.

 
 
13 Oct 2017
 
Regresar