Diputados de morena exigen a Peña Nieto cancelar la construcción de la presa El Zapotillo
 
 
Ciudad de México; Martes 14 de noviembre del 2017.- Diputadas federales del grupo parlamentario Morena exigieron ayer al presidente Enrique Peña Nieto a cancelar la construcción de la presa el Zapotillo, porque –argumentaron- “el proyecto contraviene resoluciones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación”.

En conferencia, las diputados Ernestina Godoy, María Antonia Cárdenas y el diputado Ángel Hernández de la Piedra alertaron que los diputados federales del PRI, Pvem, PAN, MC, Panal y Pes asignaron en el presupuesto de egresos de la federación 2018 la cantidad de 1,530 millones de pesos para la construcción de la presa aquella en Los Altos de Jalisco, “no obstante los perjuicios y daños que ocasionará dicha presa”.

Ese monto, insistieron los tres legisladores, fue destinado para la construcción de la presa y su acueducto, así como para una planta potabilizadora e infraestructura de macrodistribución.

Las legisladoras y el legislador dijeron que la polémica construcción de la presa 2también incluye varios estudios, obras complementarias y la reubicación de las comunidades afectadas, así como asesorías y supervisión técnico-administrativa, para el abastecimiento de agua potable a León, Guanajuato”.

A la construcción de la presa El Zapotillo, insistieron, la han estado impulsando desde hace ocho años cuando menos, tanto el ejecutivo federal –incluyendo Vicente Fox y Felipe Calderón- como los gobernadores de Jalisco y Guanajuato, “con el argumento de abastecer del recurso al área metropolitana de Guadalajara,14 municipios de la zona de Los Altos y a la ciudad de León”.

Mariscal dijo que las obras comenzaron en 2009, “a cargo de la empresa española FCC Construcción junto con La Peninsular y Grupo Hermes. Sin embargo, en septiembre de 2011 se adjudicó a ABENGOA México la construcción y operación del acueducto de 140 kilómetros, pero el consorcio está en quiebra y pretende ser rescatado con el Gobierno Federal”.

Cárdenas terció: “Originalmente se proyectó que la presa tendría una cortina de 80 metros de altura, lo que no implicaba riesgo para las comunidades de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, poblados cercanos a la construcción. Pero después se promovió que la cortina se elevara a 105 metros, lo que significaría casi el doble de la superficie inundada y la desaparición de las tres comunidades”.

Debido a lo anterior, insistió, “los habitantes de esas poblaciones han mantenido una lucha en contra de la construcción de la presa El Zapotillo, pues hay una sistemática violación a sus derechos humanos por parte de las autoridades federales y estatales”.

Ernestina Godoy dijo: “De las ilegalidades y violaciones a derechos fundamentales da cuenta la propia SCJN, así como los tribunales de la federación y de Jalisco, que han establecido sentencias protectoras a favor de los pobladores y de las comunidades afectadas por el megaproyecto”.

Los tres diputados insistieron, en la argumentación de su exigencia, que “el 7 de agosto de 2013, la SCJN emitió sentencia en la Controversia Constitucional 93/2012, interpuesta por el Poder Legislativo de Jalisco, la cual establece la obligación de realizar las obras pero en los términos pactados originalmente el primero de septiembre de 2005; es decir, con una cortina de 80 metros de altura”.

Además, reiteraron en un documento repartido previo a la conferencia, “el Ayuntamiento de Cañadas de Obregón, el 25 de septiembre de 2009, no aprobó el cambio de uso de suelo para los 105 metros de altura de la cortina de la presa El Zapotillo. Esto significa que la CONAGUA sólo tiene autorización para construir altura de 80 metros más. Ante la falta de dicha autorización, incrementa la medida resulta completamente ilegal”. (Vicente Bello)

 
 
14 Nov 2017
 
Regresar