Tapachula, Chis. 10/07/2020 25oC

La pandemia del COVID-19 en Chiapas es alarmante


COLUMNA HUESPED

Tips Costeños

Por Cristóbal Ramos Solórzano

 

La pandemia del COVID-19 en Chiapas es alarmante

Aun cuando se pretenda maquillar cifras y decir que pasamos del semáforo rojo al naranja. Esa mentira nadie se la cree, pues en Chiapas la situación de la pandemia por COVID- 19 no se detiene y la gente se está muriendo en las calles o en las afueras de las clínicas.

El tema ya está rebasado, la situación en las clínicas habilitadas COVID-19 en la entidad están colapsadas, al grado de no tener espacios para recibir a enfermos por esta pandemia.

Hay evidencias de personas que han perdido la vida por falta de atención oportuna y muchos son rechazados y mandados a sus casas al no contar con espacios en las clínicas.

Pretender regresar a la nueva normalidad en estas condiciones, sería un grave error, aquí no se trata de reactivar la economía, se trata de prevenir más muertes por este virus.

Es correcto señalar que en muchas de las ocasiones las personas no acatan las medidas sanitarias de cuidar la sana distancia, lavarse constantemente las manos y quedarse en casa, de ahí que los casos se incrementen en la entidad.

Sería muy riesgoso aperturar establecimientos o negocios sabiendo de antemano que el pico de la pandemia no logra aplanarse y por el contrario los casos se incrementan, ya que muchas veces no se reportan todos los contagios y las personas son tratadas en sus casas.

El impacto económico es irreversible, el cierre de muchos comercios e incremento del desempleo, es una clara realidad, sin embargo no se puede poner en riesgo la vida de las personas cambiando de color rojo a naranja para iniciar actividades comerciales y mayor movilidad de personas y posteriormente tener un rebrote de contagios que haga retroceder esta medida. Lo mejor es esperar que los casos desciendan paulatinamente y se logre aplanar la línea de contagios.

Las campañas políticas en el 2021

Las redes sociales jugarán un papel importante en las próximas elecciones del 2021 donde la mayoría de los mensajes de los candidatos llegarán a través del Facebook, Whatssap, entre otras herramientas de la comunicación social.

Ya no se observarán aquellos mítines multitudinarios, concentraciones masivas, todo será diferente con estrictas medidas sanitarias.

Habrá foros con una sana distancia, mensajes radiofónicos y televisivos donde ya no habrá abrazos, saludos y aglomeraciones.

Será una nueva forma de comunicarse con la gente de manera virtual, todo cambiará ante la pandemia del COVID.19 que llegó para quedarse, hasta en tanto no exista una vacuna que prevenga este virus que ha cobrado muchas vidas.

Voracidad farmacéutica debe vigilarse

Nuevamente no faltan quienes especulan con los precios de los medicamentos relacionados con la atención de la pandemia del COVID-19 donde los precios de algunos se han disparado y no hay autoridad alguna que frene esta voracidad.

Un Oxigimetro que sirve para medir el nivel de oxigeno en la persona tenía un costo de 450 pesos, hoy su precio es de 1200 pesos.

Lo mismo sucede con los medicamentos, han sufrido alzas desmedidas y en otros casos se esconden y especulan con los mismos.

La gente por la misma necesidad no se queja y paga costos elevados, sin embargo la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) debería implementar un operativo para evitar que se incrementen los precios de los medicamentos.

Bueno con decirles que los productos milagros, jarabes, inyecciones, pastillas que expenden en los mercados, estos han incrementado sus precios al público y nadie hace nada…Nos leemos en la próxima D.M correo cristobalrs61@gmail.com celular 9626957927.

 

30/06/2020