Tapachula, Chis. 26/11/2020 31oC

ALFIL NEGRO


COLUMNA HUESPED

Por: Oscar D. Ballinas Lezama.

 

“Hay de aquellos que dictan leyes injustas para apartar del juicio a los pobres, y quitar el derecho a los afligidos de mi pueblo” (Isaías 10:1-2)

Tiempos de zopilotes

Mientras la mayor parte de la sociedad mexicana, ve con desesperación que la pandemia del coronavirus se expande en su segunda ola de contagios, el presidente de la república Andrés Manuel López Obrador, insiste que la estrategia en salud ha sido un éxito, comparado con lo que sucede en otros países.

El inquilino del palacio nacional defendió nuevamente la postura de su subsecretario de salud, Hugo López Gatell, afirmando que este funcionario ha realizado un trabajo ‘extraordinario’ frente a la pandemia del siglo XXI. (¿?)

López Obrador, dejó en claro que no va a cambiar su estrategia sanitaria; no obstante que, a ocho meses de la pandemia, México se mantienen en el cuarto lugar mundial de los países con más decesos por contagios del covid-19.

“Es temporada de zopilotes, los conservadores desde el principio quisieron utilizar esta desgracia del pueblo mexicano, para culparnos de la pandemia. No toman en cuenta que nos heredaron un sistema de salud totalmente destruido”, afirmó el ‘Gran Tlatoani’ en su mañanera de ayer viernes.

Dio a entender que no va a cambiar su estrategia para combatir la pandemia del coronavirus, sólo por el hecho de que sus adversarios que antes robaban no les guste lo que está haciendo el actual gobierno, que, hasta ahora, ha dado buenos resultados porque se ha hecho un trabajo extraordinario desde la secretaría de salud en la nación.

Mientras tanto, no menos de ocho entidades del país están en semáforo rojo, entre ellas: Chihuahua, Durango, Nuevo León, entre otros estados y la Ciudad de México en donde la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, no quiere dar su brazo a torcer y sostiene el semáforo naranja con la advertencia de que están en ‘el límite’ de regresar al semáforo rojo.

Algunos expertos en salud advirtieron al presidente y las autoridades de sanitaria, que no son ‘tiempos de zopilotes’ sino tiempo de morir y que no deben estar jugando a ser dioses, ya que, con ello, ponen en riesgo la vida de más habitantes de esta nación, que oficialmente ha contabilizado 104 mil muertos, sin embargo, los expertos en el tema juran y perjuran que ese número de fallecidos en forma extraoficial podría ser de 300 mil.

Cuestionado por un medio televisivo nacional, el ‘Príncipe de las camas vacías y los muertos en casa’, volvió a cantinflear con sus respuestas para salirse por la tangente y seguir evadiendo su responsabilidad en de no hablar con la verdad o decirla a medias, sobre algo que no es posible ocultar.

En su momento, López Gatell, subsecretario de salud, juró y perjuró que si con la pandemia del coronavirus México llegaba a los 60 mil muertos, estaríamos frente a un evento catastrófico y hoy que se han rebasado los cien lo difuntos por esta peste apocalíptica, el funcionario federal no sabe en dónde meter la cabeza y con una cara dura y cinismo inusitado trata de explicar con incoherencias su fracaso  como responsable en el manejo del programa de salud para detener la expansión del Covid-19.

En Chiapas el gobierno estatal hace esfuerzos desesperados por mantener el menor número de infectados, no obstante, diariamente la Secretaría de Salud da a conocer entre 10 a 15 contagiados, aunque el número de mortalidad de los casos oficiales es casi nulo.

No obstante, de tener cifras menores de enfermos por Covid en esta entidad chiapaneca, el gobernador no cesa de advertir y pedir a sus conciudadanos que no bajen la guardia, que se cuiden para salvar sus vidas y las de sus familiares, ya que la vacuna aún no está al alcance de nadie y no existe medicamento que esté probado como curativo de la peste del siglo XXI.

Es curioso ver que una enorme cantidad de personas en toda la entidad chiapaneca, poco o ningún caso hacen al llamado de las autoridades de salud, sobre todo en las zonas indígenas y en los municipios fronterizos con Guatemala en donde existen muchos migrantes que no pueden o no quieren protegerse para proteger a los demás.

Los transportes colectivos, centros de abasto y antros de vicios son los más reacios a obedecer el mandato gubernamental, aprovechando que las medidas sanitarias no son obligatorias sino como un gesto de buena voluntad del ciudadano. Con ello, los chiapanecos siguen al filo de la navaja y en cualquier momento su irresponsabilidad puede causar un rebrote del virus de la muerte. Esperemos en Dios que no suceda eso.

23/11/2020