Tapachula, Chis. 21/09/2020 19.44oC

El cambio climático, un tema preocupante para muchas naciones, sin prioridad para el gobierno de México


COLUMNA HUESPED

El cambio climático, un tema preocupante para muchas naciones, sin prioridad para el gobierno de México

  • Los incendios forestales en México contribuyen con el deterioro de la atmósfera terrestre
  • El gobierno mexicano considera no necesario impulsar la investigación agrícola, hidráulica y forestal

FACETAS DE MÉXICO / Pascacio Taboada Cortina

 

Ciudad de México; 27 de enero de 2020.- En los últimos años los temas de cambio climático y efecto invernadero por razones naturales e inducidas por la humanidad, se han convertido en preocupación social, científica, económica y de políticas públicas para gran cantidad de gobiernos, frente a la necesidad de cambiar modelos de producción y distribución de alimentos agropecuarios, mejorar la calidad del medio ambiente, y la necesidad de encontrar alternativas respecto del uso de combustibles fósiles.

“Estos son factores determinantes de contaminación ambiental y deterioro de mares, ríos y regiones donde se extrae petróleo, gas natural y carbón mineral”. Esta es la denuncia de miles de personas interesadas en disfrutar un mundo mejor, con racionalidad en el uso de los recursos naturales en franco descenso.

A principios de este año, varios medios informativos dieron fe de la preocupación de los alcaldes de Nueva York, Bill de Blasio, y de Londres, Sadik Khan, quienes exhortaron a los gobernantes de todo el mundo, para que “abandonen sus inversiones en la extracción y procesamiento industrial de combustibles fósiles. Ello permitirá evitar una catástrofe climática”, justificaron.

Al respecto, es de señalar que el actual gobierno mexicano, desde el inicio de su gestión al frente de los destinos del país, en diciembre de 2018, anunció una serie de medidas estratégicas y recursos cuantiosos para exploración, extracción e industrialización de petróleo, a fin de recuperar la antigua grandeza económica del “oro negro”. Esto fue interpretado como una negación a unirse a millones de ciudadanos en el mundo que claman por mejores condiciones de vida sin deterioro de los recursos naturales que, en apariencia, son de todos, pero a la vez de nadie. Vienen y van gobiernos, usan lo que les da la gana y no hay culpables.

 

Este mismo mes de enero de 2020, los líderes de esas ciudades dieron a conocer una especie de guías prácticas dirigidas a los alcaldes y medios de comunicación, a fin de exhortar a los ciudadanos y electores, a inversionistas privados, a abandonar las inversiones en petróleo, gas natural y carbón.

 

La recomendación que destaca ante las sociedades, es dar mayor impulso a la investigación y uso comercial de energías renovables. “Eliminar los activos de combustibles fósiles de nuestras carteras y aumentar las inversiones amigables con el clima, no son acciones fáciles, pero son absolutamente necesarias”, indicó De Blasio.

 

Este esfuerzo es liderado por “C40”, una red de casi 100 ciudades globales que se han comprometido a combatir el cambio climático. Destacan ciudades de Alemania, Noruega, California, Australia y Suecia.

Los incendios forestales en México y el mundo, también contribuyen con el deterioro de la atmósfera terrestre. En México se presentan anualmente entre 7 mil y 8 mil 500 incendios forestales, con superficie afectada arriba de 500 mil hectáreas. Este reporte es de la Comisión Nacional Forestal correspondiente a 2018.

En Australia, recientemente se extinguieron incendios que afectaron con humaredas a prácticamente todo el mundo. Expertos estiman que la atmósfera recibió más de 350 millones de toneladas de bióxido de carbono tan sólo por este fenómeno.

Es de señalar que en México el cambio climático se manifiesta en el avance de zonas desérticas de norte a sur. Por ejemplo, el desierto de Chihuahua ya alcanzó efectos de deterioro de suelos hasta los estados de Zacatecas, Durango, Coahuila, Nuevo León y San Luis Potosí.

Investigadores de instituciones académicas de México, como la Universidad Autónoma Chapingo y el Colegio de Postgraduados, han llegado a conclusiones impactantes de erosión y acarreo de tierras por efecto de los vientos y de escurrimientos hídricos, en más de dos terceras partes del territorio nacional, donde se observa deterioro de suelos en diversos grados, desde inapreciable, hasta notable y severo, dentro de una superficie de más de 130 millones de hectáreas.

De igual forma, el cambio del clima es notable a través de escasez de lluvias que, además de no ser puntuales, regularmente llegan con retraso e insuficientes. Un ejemplo ocurrió en 2019, donde las precipitaciones pluviales se normalizaron hasta los meses de junio-julio. Para los productores de temporal, fue un mal año de cosechas. Los pequeños productores de maíz y frijol de autoconsumo, tendrán que comprarlos en el mercado.

Para afrontar el cambio climático en agricultura, se requiere avanzar rápido en la investigación y crear semillas distintas a las convencionales, con características de alta productividad, resistencia a plagas y enfermedades y que utilicen menos agua.

Al respecto, nuestro gobierno considera no necesario impulsar la investigación agrícola, hidráulica y forestal. En un plano de ejercicio del presupuesto de egresos para 2020, el impulso al desarrollo de las ciencias general, se ubica en el 0.5 por ciento del Producto Interno Bruto, PIB, cuando países como Japón, Europa y Estados Unidos, canalizan recursos fiscales por el orden de 2, 3, 4 y 5 por ciento.

Desde ­finales del siglo XIX, pero más notablemente en los últimos 50 años, con el desarrollo industrial y la pérdida de bosques y selvas, entre otros factores, la temperatura de la super­ficie terrestre se ha incrementado, lo cual signi­fica un alto riesgo para todas las formas de vida.   

-----000-----

Pascacio Taboada Cortina.

Cel: 55 16 49 23 34

27/01/2020