Tapachula, Chis. 26/09/2020 24oC

Un río de medicamentos, vacunas, equipo médico…

Tren Parlamentario / Vicente Bello

Ciudad de México; 03 de agosto de 2020.- El Congreso mexicano se transfiguró esta semana en un campo de batalla por los 60 mil millones de pesos que el Estado paga cada año a un oligopolio farmacéutico conformado por no más de cuatro empresas, que compran medicamentos y equipo médico y lo reparten, poniendo ellas los precios.

Tuvieron en las voces de senadores y diputados del PAN, PRD y MC a sus peones parlamentarios; sin embargo, una mayoría integrada por Morena, PT, PES y PVEM (un PRI matrero se subió al estribo de la mayoría, repentinamente) arrojó al abismo a dicho oligopolio, cuando aprobaron cambios a la ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público.

Fueron días de furia y desesperación en las filas del PAN. Sus diputados y senadores acometieron con odio a sus contrincantes legislativos y al gobierno de la República, que, un día después, ha respondido en voz de su titular, Andrés Manuel López Obrador.  

El titular del Ejecutivo dijo ayer, en su conferencia mañanera, a propósito de la Ley de Adquisiciones recién aprobada en las Cámaras de Diputados y de Senadores:

“Se va a firmar un acuerdo para la adquisición de medicamentos, de equipos médicos, de vacunas, con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), una institución de la ONU. Esto significa que vamos a obtener todas las medicinas de los países del mundo. Medicinas de buena calidad, a bajos precios y sin corrupción.

“Vamos a resolver el problema de fondo, del abasto de medicamentos, porque siempre han faltado los medicamentos. Se ha llegado al extremo de distribuir medicamentos adulterados que han causado hasta la muerte a personas. Y hay pruebas de que ha imperado la corrupción, en todo lo que tiene que ver la compra de medicamentos.  A esos extremos se ha llegado. Se roban hasta el dinero de las medicinas.

“Nos llevó tiempo, pero ya se logró. Esto no se podía llevar a cabo porque no lo permitía la ley. Los intereses creados que manejaban este negocio no permitían que se compraran los medicamentos en el extranjero.  Era un monopolio.

“Fíjense lo que son las contradicciones. El doble discurso. Se habla de libre mercado. El neoliberalismo es libre mercado, competencia, pero en los bueyes del compadre. Siempre y cuando no perjudiquen los intereses de los favorecidos, de los predilectos, de los que hacen  jugosos negocios al amparo del poder público.

“Afortunadamente se reformó la ley. Nos ayudaron los legisladores. Se los agradecemos mucho. A partir de ahora se podrán hacer compras consolidadas de todos los medicamentos en donde se puedan adquirir. Repito, con la calidad necesaria; a buen precio y sin corrupción. Agradecemos mucho a la ONU, que nos está ayudando,.

“Esto va acompañado de la creación de una distribuidora de medicinas, equipo médicos y vacunas, para que los medicamentos y equipos comprados en el extranjero, llegados a territorio nacional, sean distribuidos y lleguen hasta al más apartado pueblo del país. Que no falten los medicamentos.

“Así como llegan los refrescos embotellados, que lleguen los medicamentos. Para eso es esta empresa. No sólo era la corrupción en la compra, de los medicamentos, en las licitaciones, en el pago exagerado de los medicamentos, sino también en la distribución.

“No contaba el Estado (mexicano), no cuenta, con un sistema de distribución de medicamentos. Todo eso era también mediante contratos con particulares. Y eso era, además, otro problema. Estamos buscando resolver el abasto de medicamentos de manera integral”.

Sobre el tema, dijo ahí mismo Jorge Alcocer, secretario de Salud: “En el gobierno estamos empeñados en cumplir nuestro compromiso de que todos los mexicanos cuenten con medicamentos, vacunas y atención médica.

“Y es que no sólo nos ha bloqueado esta epidemia; también los gobiernos neoliberales, también  la corrupción que dejaron en el abandono al Sistema Nacional de Salud y sembraron desesperanza”.

Dijo el canciller mexicano Marcelo Ebrard: “Será una licitación por encargo para 3 mil 643 claves. Es probablemente la adquisición más grande de la historia, de un solo país, en manos de la ONU. 6 mil 800 millones de dólares.

“todo esto se hace porque hay una voluntad evidente de romper los circuitos (formas, procedimientos de gestión de negocios en los otros sexenios en materia farmacéutica). En México nunca más volverá a verse algo así, los oligopolios farmacéuticos”.

Una reportera preguntó entonces sobre qué probabilidades tendrían las empresas mexicanas (de la industria farmacéuticas, es decir las los grandes negocios oligopólicos) de quedar elegidas en las licitaciones, a partir de que la ONU las organice para México.

Y respondió un representante de la OPS: “Las licitaciones serán públicas e internacionales. Estarán abiertas, en igualdad de condiciones, al mercado nacional e internacional. Estaremos en coordinación con el país para adoptar y establecer requerimientos de participación de estas licitaciones y los criterios de elegibilidad.

“Nosotros, en la OPS,  sabemos que en las licitaciones públicas internacionales el mercado responde adecuadamente. Pensamos, entendemos, que tendremos la mayor cantidad de claves adjudicadas. Habrá criterios de igualdad de participación, privilegiando la calidad y el precio”.

ESTRIBO

Un reportero, en la misma conferencia, preguntó a AMLo su opinión sobre lo que dijo, un día antes, Felipe Calderón Hinojosa, respecto de que López Obrador “no está sus cabales” y que estaría de acuerdo con un golpe armado al gobierno.

“No voy a engancharme en un debate, una confrontación”, respondió el Presidente. “Nuestros adversarios, los conservadores, tienen mucho nerviosismo”. Y asestó entonces Andrés Manuel López Obrador un garrotazo en pleno hocico al tembloroso, y supernervioso, Felipe Calderón Hinojosa: “Por algo será”…

 

--o---

 

03/08/2020