Tapachula, Chis. 25/10/2020 32oC

México histórico, en territorio de lo inédito

Tren Parlamentario / Vicente Bello

Ciudad de México; 21 de septiembre de 2020.- Un día después México seguía al galope en los territorios de lo inédito. Y su presidente, Andrés Manuel López Obrador, otra vez se echaba a los lomos a los otros poderes –el Legislativo y el Judicial-  y  se iba, tendido, sobre ese nuevo sendero que está abriéndose en el país: la democracia participativa. A pesar de los obstáculos, las trapacerías y los ataques incesantes de quienes tanto se beneficiaron del anterior régimen.

Por enésima ocasión, en su conferencia mañanera –la de ayer-, el presidente aludía sin ambages al Poder Legislativo; pero no lo hacía porque tuviera algún mérito, sino por las leyes claramente simuladoras de democracia, pergeñadas por PRI y PAN. Leyes como aquella –dijo el presidente- que sólo ha simulado la democracia participativa. Y también aludía al Poder Judicial, al que conminaba escuchar al pueblo, a que se sienta libre, como no lo fue antes…

Así barría ayer López Obrador cuando le preguntaron sobre los más de dos millones de firmas para la consulta pública para enjuiciar a los expresidentes:

“La verdad es lamentable, que en ese periódico (se refería al Reforma), en ese pasquín le den  tanta importancia a un asunto que deberíamos de reconocer, de exaltar. Fue una hazaña de los ciudadanos el conseguir en 10 días más de 2 millones de firmas. Pero no fue un partido político. No fue una organización social. Fue un agrupamiento de ciudadanos que se organizan y destinan todo su tiempo. No duermen y convocan a otros ciudadanos  y lograr reunir más de dos millones de firmas en diez días.

“¿Saben qué me recordó? Lo que cuando nos manifestábamos por el fraude electoral del 2006, y este periódico nos contaba y nos ponía alfilercitos y con notario público… y además simulaba este periódico durante mucho tiempo que era independiente. Que era de la llamada sociedad civil. Y engañó a muchísimos.

“… Pero, ¿cómo este periódico va a querer  que se lleve a cabo una consulta para enjuiciar a Carlos Salinas de Gortari si  surge en ese sexenio?…

“(Sobre la expectativa) Vamos a ver qué resuelve la Suprema Corte sobre la constitucionalidad de la consulta. Y tiene un plazo de 20 días para resolver. Y sí estamos en el terreno de lo inédito, porque esto nunca se había visto. Pero por esto, por las firmas que se reunieron en tan poco tiempo.

“El Universal sacó una encuesta.  Sirve porque a lo mejor los ministros de la Corte no han visto la encuesta de El Universal. Ahora son libres; no es como cuando nos negaron a nosotros la consulta energética. Que hubo consigna, para que no se llevara a cabo. Ahora, repito, pueden tener la arrogancia, si quieren, de sentirse libres, porque lo son.

“Dependerá de ellos (los ministros de la Corte, de que se declare constitucional o no (la consulta pública), y de que pase a las Cámaras y al INE.

“(La solicitud presidencial de consulta, y la de los ciudadanos de los más de 2 millones de firmas) son dos posibilidades. La hice pensando en que si ellos tenían dificultad –aquí lo mencioné-, si se vencía el plazo, el 15 a las doce de la noche, entonces ya no se iba a poder hacer, sino hasta dentro de tres años, porque está mal la ley. Hay que reformarla para que se puedan hacer consultas con frecuencia. No cada tres años. Y también reducir el número de firmas porque está al 2 por ciento del padrón. Estamos hablando como de Un millón 800 mil firmas. Y ampliar el plazo. Que no sean 15 días, que sean dos meses. Para que realmente pueda haber consulta y que participe la gente.

“Si no, como estaba, era nada más para simular. ¿Se acuerdan cómo se manejaba en el discurso lo de la democracia participativa? Que el referéndum, el plebiscito, la consulta, la iniciativa popular, la revocación de mandato, vean todas las propuestas de los partidos. Deben estar hasta en sus declaraciones de principios todos esos mecanismos de democracia participativa. Pero… Pura teoría. O para decirlo coloquialmente, puro rollo, puro choro mareador. Todo conceptual, nuevas políticas públicas.

“Lo que queremos es que se le pregunte al pueblo. Además, es muy satisfactorio que por primera vez en muchos años sea el pueblo el que decida. Porque siempre eran los de arriba.

Imagínense lo que nos sucedió: cuando juntamos más de 3 millones de firmas para que no se privatizara el petróleo, y nos dijeron en el poder judicial que no procedía, que era inconstitucional.

“Esto marcaría una etapa nueva. Esta es la transformación. Es demostrar que hay una auténtica democracia, que es el pueblo el que manda. ¿Por qué no va a ser el pueblo? ¿Qué,  es menor de edad el ciudadano? ¿Qué no sabe lo que conviene o lo que no conviene? ¿O nada más va a participar cuando se elige a diputados, senadores, presidentes municipales, gobernadores, presidente de la República? ¿No  se puede participar en periodos inter electorales?

“La democracia debe acotarse a lo representativo? No. Esto es democracia. Y ojalá los ministros así lo decidan con absoluta libertad y es poner a prueba todas las instituciones. Al mismo Ejecutivo. Imagínense que yo me quedo callado. Me hago como que no me entero. Guardo silencio. O peor aún, me convierto en tapadera.

“Tenemos que tener instituciones fuertes, por su autoridad moral, no por la fuerza bruta.

Entonces lo mismo el legislativo, el judicial, la Fiscalía. Que todos asumamos nuestras responsabilidades, y también el ciudadano, como lo está haciendo la gente que está participando”.

 

--o---

 

21/09/2020