Tapachula, Chis. 25/01/2021 31oC

La caída del Verde

Columna Sur / Héctor Narváez

Ciudad de México; 26 de noviembre de 2020.- Dicen que todo lo que sube, tiene que bajar. Sería el caso de este “chiqui-partido” que en tan poco tiempo se benefició del poder.

Lo peor: que no demostró lealtad. Siempre se manejó con traiciones en cada proceso electoral.

Por eso, ya no lo podían soportar ni sostener más. Desde hace un buen tiempo dejó de ser un importante aliado y tenía que caer.

Acabó el amor

Como lo escribí en este espacio hace meses: el PVEM llegó a probar las mieles del poder, cuando se sumó a la campaña del PAN y de Vicente Fox en el 2000.

Obtuvieron la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, en donde empezaron a capitalizarse económicamente.

Así, la franquicia del Verde Ecologista a cargo de Emilio González Torres, comenzó a extenderse en todo el país y para las próximas elecciones debutaba como ganador en Diputaciones Federales, Diputaciones Locales y Alcaldías.

Para ser más precisos, este partidito decidió ya no seguir apoyando al PAN desde el 2003 y se fueron con el entonces Gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, hasta la Presidencia del 2012, que fue cuando dieron su mayor golpe, al alcanzar Senadurías y muchos, pero muchos espacios públicos.

Entre ellos, la gubernatura de Chiapas en la cual el PRI cedió la candidatura al PVEM y con ello llevaron al frente a Manuel Velasco Coello, quien terminó por darles la espalda en el 2018.

Como también ya lo he publicado en esta columna: “El Güero" se creyó no solo dueño de este estado, también del partido que lo ayudó a subir. Es más, pensó que tenía tanto poder, que sometió a los diferentes actores políticos de la localidad.

Hoy, el gran estratega, el operador estrella, dejó de brillar. Como se los advertí: ya no lo están tomando en cuenta para las próximas elecciones del 2021. De un lado, que es el Gobierno, y del otro, que sería la oposición.

Se murió la ilusión. Acabó el amor. Y el resultado es, así como lo publique hace días en un post de Facebook: el PVEM se enfrentará a su dura realidad.

Se les acabó

Manuel Velasco Coello en su momento fue considerado un astro de la política en el Verde Ecologista.

Desde que empezó como Diputado Local, después escaló a la Diputación Federal, alcanzó la Senaduría por primera vez y posteriormente llegó a la gubernatura.

Sin embargo, toda su trayectoria del famoso “Güero” ha sido en base a traiciones.

En el 2001 emprendió su carrera como legislador local, pero aún no influía tanto. Es más, en varias ocasiones el entonces Gobernador Pablo Salazar ni siquiera le tomaba la llamada.

Cuando iba como Diputado Federal en la lista de los plurinominales en la elección del 2003, trazó la estrategia de jalar a los perredistas que estaban inconformes y los metió como candidatos a alcaldes. Así, se apropió de parte de la estructura de ese partido.

En el 2006, como candidato a Senador de la también alianza PRI-PVEM, se manejó la versión que al final dejó a su suerte al entonces abanderado para la gubernatura, José Antonio Aguilar Bodegas, ante su adversario y quien ganó esa contienda, Juan Sabines Guerrero, hoy cónsul en Orlando.

De esta forma, ya tenía el camino trazado para el 2012 en la búsqueda de la gubernatura, con adversarios que no representaban mayor riesgo, como fue María Elena Orantes por el PRD, Senadora en aquel entonces quien había renunciado al PRI, y Emmanuel Nivón por el PAN, el que fue alcalde de Tapachula y muy cuestionado por su mala administración.

Y cuando se supone que Velasco estaba alineado al PRI con Enrique Peña Nieto y todo su equipo, resultó que no. El mandatario desde el 2015 encabezó la operación para fortalecer a Morena y a Andrés Manuel López Obrador en Chiapas, hasta la elección del 2018, en la cual se le supone metió miles de millones.

Con esos resultados, “El Güero" se acomodó como Senador plurinominal y pensando que podía seguir mandando en el estado. Además, de estar a la espera de que fuera contemplado en la administración federal. Pero, ni una ni otra cosa se le dio.

Menos con los videos de hace meses en el que se exhibió al hermano de AMLO, quien radica en esta entidad, recibiendo aportaciones de uno de sus operadores cuando fue Gobernador.

Ya también lo he escrito: Velasco dejó de ser confiable en la cúpula. Ni para los priístas ni para los morenistas.

Es la cosecha de lo que sembró un mal gobernante, que se olvidó por completo de quienes lo ayudaron a ascender al poder. Y “entre las patas”, se llevó a este partidito, que a partir de ahora deberá de “rascarse con sus propias uñas”.

Pero, como de la misma forma lo he anotado: hasta ahí llegó. El Verde, “El Güero" y su gente en Chiapas. Se les acabó la fiesta.

Para bien de la política y de los habitantes de este último estado del sureste mexicano, que tantos abusos sufrieron del entonces mandatario.

Moraleja: La vida es como un boomerang... Las cosas que salen de ti, regresan a ti.

Comentarios: ¿Otro divorcio?

Así como cayó la alianza de Morena con el Verde, también se podría dar una separación con el PT.

En varios municipios de Chiapas este partido va sacando buenos candidatos para las alcaldías. Tanto, que no estaría dispuesto a sacrificarlos y se la jugaría solo con ellos. ¿Habrá otro divorcio?

Por último: ¡Al revelo!

Mientras al PVEM los morenistas le hicieron “fuchi”, “guácala”, el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, acordó ayer ir junto con Nueva Alianza, en donde tenga registro como partido local, que sería el caso en Chiapas.

Es una estratégica alianza, porque hay que tener presente que el PANAL si tiene estructura en diferentes entidades y que cuenta aún con varios maestros que son operadores políticos como en la histórica elección del 2018. Así que, entró al revelo.

Mi Cel. 9642823259

Facebook: elperiodistamx y hectornarvaezmx

26/11/2020