Tapachula, Chis. 22/04/2019 25oC

Corrupción y privatización, principal causa de los problemas de agua en el país

Ciudad de México; 26 de marzo del 2019.-  “La corrupción y una visión privatizadora que ha prevalecido en los últimos años han sido las causas centrales de los problemas de agua en el país”, afirmó ayer en San Lázaro Mario Delgado Carrillo, presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, en la inauguración de la semana temática Agua, Saneamiento y Conservación.

En opinión de Mario Delgado, estas causas han provocado a la vez que la disponibilidad de agua en el país “haya bajado dramáticamente”.  

Y reforzó: “Desde 2010 la Organización de las Naciones Unidas reconoció el derecho del agua potable y saneamiento como garantía humana esencial y la Constitución mexicana lo retomó en 2014. Desde ahí se intentó reformar la Ley de Aguas Nacionales, pero se volvieron polémicas, porque aprovechando la iniciativa para hacerlo humano, siempre había visiones privatizadoras, las cuales afortunadamente no avanzaron”.

 

Incluso sostuvo que “ésta es la oportunidad de legislar en esta materia. El gobierno de la república está analizando el tema y preparando una iniciativa y también en esta Cámara hay esfuerzos para revisarlo, ya que es fundamental”.

Otra participante en la inauguración fue Xóchitl Nashielly Zagal Ramírez, diputada de Morena, quien sostuvo que “en México la disponibilidad de agua potable por habitante ha ido disminuyendo drásticamente, pues cerca del diez por ciento de la población no tiene acceso, siendo los estados más afectados Guerrero, Oaxaca y  Chiapas, mientras que en América Latina y el Caribe es del seis por ciento”.

Actualmente en México, insistió la legisladora, “hay una dependencia alta hacia el agua, pues va desde la generación de energía, industria y el desarrollo de la agricultura, siendo esta última la que usa casi 80 por ciento del recurso vital”.

Apostilló: “Todas estas actividades se han hecho de manera poco eficiente, lo que provoca que muchos acuíferos estén sobreexplotados y el número se incrementó considerablemente en las últimas cuatro década. Para 2015, el 16 por ciento de los acuíferos estaban sobreexplotados”.

 

Fue esta diputada quien manifestó su “preocupación por la calidad del agua, ya que se estima que en el ámbito mundial entre 85 y 95 por ciento del agua residual se descarga directamente a ríos, lagos y océanos sin recibir tratamiento previo. En México, sólo 31 por ciento del volumen generado en aguas industriales recibe tratamiento, pero cuando no reúne los requisitos de calidad puede ser vehículo de enfermedades diarreicas, causa importante de mortalidad infantil en el mundo y en el país”.

A decir de Zagal Ramírez, en el país “la última reforma en materia de agua se realizó en 2012 cuando se reconoció su acceso como un derecho fundamental; no obstante, esta modificación en los hechos no es efectiva, entre otras cosas porque la Ley de Aguas Nacionales es reglamentaria del artículo 27 constitucional y no del 4º; además se expidió en 1992, por lo que presenta un atraso significativo a la realidad actual”.

 

Dicha ley, sostuvo la legisladora “no permea el enfoque de derechos humanos ni de sustentabilidad. No existe una legislación que haga cumplir los principios del artículo 4º constitucional; es decir, no hay cumplimiento eficaz del acceso, abastecimiento, disposición y saneamiento en condiciones suficientes, salubres, aceptables y asequibles. Además, existen múltiples vacíos y contradicciones normativas, así como problemas institucionales que impiden sostener que el agua es un derecho para todas y todos”.

Al final, dijo también que “el manejo del líquido en el país no es adecuado, por lo que se requiere revisar legislativa y reglamentariamente sus problemáticas, como es el uso, calidad, conservación y aprovechamiento sustentable”. (Vicente Bello)

 

26/03/2019