Tapachula, Chis. 20/05/2019 25oC

Todo lo que debes saber acerca del modelo de negocio dropshipping

El dropshipping es un sistema de venta en línea que se ha vuelto muy popular en los últimos años, y es que para poner en marcha una tienda basada en este modelo de negocio apenas se necesita inversión. El individuo podrá poner a la venta un sinfín de productos sin disponer de ellos.

Explicado de otra forma, el propietario de una tienda de dropshipping solo se ocupa de vender los productos de uno o varios proveedores a los consumidores sin que estos pasan por sus manos, es decir, se convierte en un simple intermediario entre ambas partes.

El comerciante tendrá que llegar previamente a un acuerdo con el proveedor, también conocido en este ámbito como dropshipper, para que sea el quien se encargue de preparar, empaquetar y enviar los pedidos al cliente final.

No te confundas entre programas de afiliación y dropshipping

Son muchas las personas que no saben cuál es la diferencia entre los programas de afiliación y el dropshipping, y es que en ambos modelos de negocio el individuo actúa como mero intermediario. Sin embargo, no son lo mismo.

En los programas de afiliación se promociona un servicio o un producto de un tercero por medio de un enlace que el individuo añade en su blog o página web. Cada vez que un usuario accede a dicho enlace y realiza una compra, se llevará la comisión que previamente hubiese pactado con esa persona o compañía.

En cambio, en el dropshipping se venden artículos de un proveedor o fabricante por catálogo. El individuo los ofrece en la página web de su tienda online, pudiendo fijar su precio según los márgenes de beneficio que desee alcanzar.

Cuáles son las ventajas del dropshipping

Lo cierto es que cada vez más personas se animan a poner en marcha un negocio de dropshipping debido a las múltiples ventajas que les ofrece este modelo de negocio. En primer lugar, el individuo no asume ningún riesgo económico, ya que la inversión es mínima. Además, siempre obtendrá un margen de beneficio, aunque el hecho de que este sea grande o pequeño dependerá de diferentes factores.

Otra de las ventajas del dropshipping es que el individuo se ahorrará los gastos derivados de la infraestructura de almacenaje, tales como alquiler, agua y luz. Por lo tanto, tampoco necesita contratar personal para almacenar los productos ni gestionarlos. De todo eso se encarga el proveedor, lo cual le evitará muchos quebraderos de cabeza y gastos en personal.

Como el propietario de la tienda en línea no tiene que preocuparse de los pedidos ni de la gestión del stock, puede centrarse por completo en las ventas y aprovechar su tiempo para crear tácticas efectivas de promoción y marketing.

Además, el dropshipping es un negocio online fácilmente escalable, ya que el individuo puede poner a la venta todos los productos que desee al no tener que disponer físicamente de ellos. En plataformas como Oberlo puede encontrar un sinfín de productos para su tienda y añadir aquellos que más le interesen para ampliar su catálogo. Hay que tener en cuenta que como no se asumen riesgos, el comerciante puede probar distintos productos para comprobar cuáles funcionan y cuáles no.

¿Quiénes suelen optar por este modelo de negocio?

Normalmente, el dropshipping suele ser elegido por los emprendedores menos arriesgados, y es que como se ha explicado anteriormente, con este modelo de negocio se asumen muy pocos riesgos, pero es que además los que seleccionan esta opción pueden obtener todas las herramientas que necesitan para la venta, ya que estas les serán proporcionadas por los propios proveedores si llegan previamente a ese acuerdo con ellos.

No obstante, los emprendedores más osados también suelen elegir este modelo de negocio. En este caso, ellos mismos son quienes contratan los servicios necesarios y solo dependen del proveedor en cuestión de productos, por lo que la inversión es mayor, lo cual supone asumir más riesgos, pero a cambio tendrán mayor control para crecer.

Consejos a tener en cuenta para crear una tienda de dropshipping

Es muy importante estudiar a la competencia. Para ello el individuo puede investigar en Internet y averiguar cuántas tiendas ofrecen aquellos productos que desea poner a la venta. En el caso de que exista mucha competencia, lo mejor es que busque otros artículos menos demandados y empiece a explotar ese nicho, de lo contrario su beneficio será muy escaso.

También hay que asegurarse de que el proveedor con el cual se pretende comenzar a trabajar es de confianza. Este debe facilitar toda la información sobre los productos y estar abierto a la comunicación en el caso de que se produzcan incidencias. Lo mejor es realizar una búsqueda en Internet para encontrar opiniones de otras personas que trabajen o hayan trabajado con el proveedor elegido.

El individuo también debe prestar especial atención a las cláusulas que firma. Sobre todo, debe tener cuidado con la responsabilidad de las devoluciones, y es que normalmente será él quien las asuma, por lo que tendrá que pensar si esto le compensa o no.

Posicionar bien una tienda de dropshipping puede llegar a ser una tarea bastante complicada, ya que generalmente el resto de tiendas online dispondrán de las mismas descripciones en sus productos. Lo mejor es dedicar tanto tiempo como recursos a modificarlas. Esto puede ser bastante laborioso, pero solo de esta forma se conseguirá diferenciarlos de los de la competencia y un mejor posicionamiento SEO.

18/05/2019